Los reporteros gráficos en América latina

Una de las profesiones con más riesgo en la región es la de reportero gráfico, además del periodista de investigación. Literalmente, ponen el cuerpo por la noticia para obtener la primera declaración de una víctima, o la fotografía que documente una violación a los derechos humanos, un hecho de corrupción o imágenes que reivindiquen la condición humana.

Fotorreporteros mexicanos del pasado

Los reporteros gráficos (también llamados fotorreporteros) deben agradecer a los pioneros en América Latina en el oficio de retratar eventos históricos. Fotógrafos como los hermanos Sciandra que en el México de 1.872 fotografiaron eventos tan importantes como el entierro de Benito Juárez, político y presidente mexicano conocido en todo el mundo por su célebre frase: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

Estos hermanos italianos llegaron a la Ciudad de México en 1872 y junto con Víctor Casasola, fotógrafo que retrató momentos decisivos de la Revolución mexicana de principios del siglo XX, son reconocidos como pioneros en el fotorreportaje y en la fotografía documentalista mexicana.

Fotografías famosas

Muchos reporteros gráficos han dejado un legado importante en la historia de América Latina y el mundo. Quizás sus nombres no sean recordados por muchas personas, pero las imágenes que dejaron para la posteridad, cambiaron el curso de la historia. Otras imágenes ganaron premios internacionales que les dio reconocimiento y muchas denunciaron hechos históricos terribles.

Hay muchas fotografías famosas, como la de la niña desnuda que huye, junto a otras criaturas de un ataque químico en la guerra de Vietnam. La foto del fotógrafo Nick Ut es una de las imágenes más impactantes del siglo XX. Seguramente, muchas otras fotos le vienen a la mente en este momento. Ese es el gran poder de las imágenes.

Los reporteros gráficos arriesgan su propia vida para dejar registro de sucesos históricos. Su trabajo es esencial para dar a conocer la historia y denunciar las injusticias. Una labor heroica que requiere mucha valentía y vocación.